COMO COMBATIR EL CALOR EN VERANO - 10 PASOS

lunes, 2 ene. 2017 / Publicado en Interés general

Con el verano, llegan los días más calurosos del año. Seguir simples consejos puede ayudar y mucho a la hora de soportar el calor.

Llega la época del año en la que el termómetro se dispara alcanzando temperaturas altísimas. El calor se hace insoportable y nuestra salud puede resentirse.

A continuación, te ofrecemos 10 tips para combatir el calor y poder disfrutar al máximo de la época veraniega:

 

1. Hidrátate. Bebe frecuentemente agua o líquidos como zumos o batidos sin esperar a tener sed. Evita las bebidas alcohólicas –aumentan el riesgo de deshidratación–, las muy azucaradas, el café y el té. Procura beber entre 2 y 3 litros diarios de agua.

2. Realiza comidas ligeras que te ayuden a reponer las sales minerales perdidas por el sudor. Sustituye las comidas grasas y picantes por frutas y verduras cuyo contenido en agua es mayor. Una alimentación basada en platos que no necesiten cocción, por ejemplo ensaladas, resulta perfecta.

3. Utiliza ropa ligera de algodón y de color claro, prendas cómodas que transpiren. Cuida tu piel con protectores solares y utiliza gafas con filtros ultravioleta. Es aconsejable el uso de calzado cómodo y sombrero.

4. Refréscate con duchas rápidas cada día, tantas veces sea necesario.

5. Reduce las actividades físicas intensas al aire libre, sobre todo durante las horas más calurosas (entre las 12:00 y las 16:00 horas).

6. En casa, baja las persianas cuando el sol incida directamente sobre las ventanas y no las abras cuando la temperatura exterior sea alta. Si tienes toldos, despliégalos en las horas centrales del día. Por la noche, abre las ventanas para ventilar la casa con el aire fresco. La selección de colores claros para las paredes exteriores de tu vivienda contribuye a reducir la temperatura por la radiación solar.

7. Refresca el ambiente con ventiladores y sistemas de refrigeración, siempre con un uso racional y responsable. La temperatura del aparato de aire acondicionado debe ser moderada. Procurar ubicar los aparatos en sitios donde el sol no incida directamente. Un ventilador convencional reduce entre uno y dos grados la temperatura y consume de 100 a 200 vatios de electricidad, bastante menos que el aire acondicionado. Los de techo son mejores porque el aire caliente sube y el frío baja.

8. Crea corrientes artificiales. Posiciona los ventiladores de pie en ventanas enfrentadas, de manera que se genere un "túnel de viento" que empuje el aire caliente hacia el exterior.

9. El uso de humificadores puede ayudar a crear un ambiente menos seco. Estos aparatos disminuyen la sensación de calor y favorecen la respiración, sobre todo por la noche.

10. Si te gustan las plantas, seleccionando la vegetación adecuada y colocándola en lugares estratégicos de tu vivienda, puedes conseguir un mayor frescor en verano.

 

Fuentes: IDAE / Cruz Roja

TOP